Cristina García

Mucha de la tecnología que utilizamos en la actualidad no existiría sin el Dr. Nakamats, el hombre capaz de duplicar las patentes del mismísimo Edison. Una eminencia en su país, Japón, pero un gran desconocido para la mayoría de gente que utiliza sus inventos

No debería ser ninguna sorpresa que Japón, el país de las tecnologías más avanzadas y las costumbres más extravagantes del mundo, fuese el hogar del prolífico inventor Yoshiro Nakamatsu. Bajo un aspecto serio y unas cejas frondosas se esconde el Dr. Nakamats, de 84 años, que parece venido de una dimensión distinta a la del resto de humanos. Sus más de 4.000 patentes ponen de manifiesto que se trata de un personaje fuera de lo común, ostentando el récord Guiness en número de invenciones por creaciones como los zapatos voladores, la tecnología básica para el floppy disc, CD y DVD, la máquina del karaoke, el taxímetro y el Cinemascope.

El hombre que ha atrapado la esencia de la creatividad se ha convertido en objeto de estudio para muchas personas que tratan de comprender la forma en que ha podido desarrollar tantos inventos. El propio Nakamatsu desveló su proceso, para todo aquel que quiera seguirle. Consiste principalmente en sumergirse en un tanque de agua hasta que la falta de oxígeno en el cerebro lo lleva a tener una idea brillante. Para llevar a cabo esta forma de trabajo, el doctor ha creado una libreta sumergible en caso de que la idea necesite ser apuntada bajo el agua.

 

Golden WC Dr. Nakamats

Wc de oro de la casa del Dr. Nakamats | http://pyramidbeach.com/2011/11/01/dr-yoshiro-nakamats/

Pero no es su único método, en su casa, que es un auténtico museo de lo estrafalario, cuenta con una habitación completamente insonorizada del resto del mundo hecha en oro, y también con una habitación dinámica donde puede relajarse con distintos sonidos que ayudan a desarrollar su creatividad. Si todo este método no es suficientemente extraño, Nakamatsu se levanta a las 8:00 horas para hacer ejercicio y trabajar con su equipo durante todo el día, dedicando únicamente cuatro horas al día a dormir, y realizando siestas en un sillón que él mismo ideó para mejorar su actividad cerebral.

Salto a la fama

El inventor explica que sus primeras creaciones tuvieron lugar cuando apenas tenía cinco años, edad a la que dibujaba piezas para mejorar los aviones y complementos para ayudar a la vida cotidiana de su familia. Su salto a la fama se produjo a raíz de que una docena de sus patentes fuesen utilizadas en la tecnología desarrollada por la empresa IBM. Aunque los detalles del acuerdo al que llegó con la compañía son confidenciales y nunca han sido expuestos por las partes, se conoce que en 1948, cuando el joven Nakamats tenía 20 años, comenzó a pensar una manera de reducir el ruido de fondo, y el tamaño, del disco de su música favorita: la Sinfonía nº5 de Beethoven. Completó ese proyecto en 1952, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Tokio, gracias a un disco flexible y una unidad para leerlo mediante sensores. Más de veinte años después, IBM llegó a una serie de acuerdos no exclusivos con Nakamatsu cuando empezó a facturar el sistema de discos de tres y medio.

Desde su acuerdo con la empresa informática su fama le ha sido muy rentable, siendo un personaje recurrente en los medios de comunicación japoneses, donde suele presentar sus inventos en un tono humorístico que lo caracteriza. En Estados Unidos se hizo especialmente conocido por sus costumbres culinarias dignas de mención: Durante más de 34 años, el japonés ha fotografiado la comida que consume, lo que le llevó a ganar el Premio lg Nobel, una parodia de los premios originales. También su casa se ha convertido en un lugar de culto y retiro espiritual para sus seguidores, el creador ofrece 39 habitaciones en las que alojarse para conocer de cerca su método y su forma de vida, por lo que usualmente inventores de todo el mundo pasan largas temporadas allí para desarrollar sus ideas.

Aspiraciones políticas

Lo único para lo que Yoshiro aún no ha inventado una fórmula, es para lograr desarrollar sus aspiraciones políticas. En varias ocasiones ha presentado su candidatura para convertirse en gobernador de Tokio, así como para la elección de la cámara alta, pero tanto en 2007 como en 2011 fracasó en el deseo de obtener un escaño. Gracias a esta insistencia se ha hecho muy conocido en el país por entrar con frecuencia en las elecciones y perder con la misma frecuencia y celeridad. El doctor es un personaje muy querido por la opinión pública japonesa, pero quizás sus rarezas diarias, mostradas en documentales como ‘La invención del Dr. Nakamats’, no dan la suficiente confianza a los japoneses como para dejar las labores de la ciudad en sus manos, y prefieren simplemente que se dedique a lo que mejor hace: inventar.

Anuncios

Cristina García

Paul Rusesabagina no representa a primera vista el arquetipo de héroe. A pesar de haber salvado a 1262 ruandeses de morir en el genocidio de 1996. Se considera un hombre corriente que hizo sólo lo que debía.

Cuando el capitán del ejército lo apuntó con su Kalashnikov, Paul supo que el único espacio para maniobrar serían sus palabras. La guerra civil de Ruanda, que más tarde sería recordada por el mundo como uno de los genocidios más sangrientos, había sorprendido al prometedor Paul Rusesabagina, gerente del hotel Mille Collines, trabajando.

Hasta comienzos del mes de abril de 1996, el gerente se consideraba un verdadero afortunado por trabajar en el mejor hotel de la capital del país. Todas las reuniones importantes del ejército pasaban siempre por el Mille Collines, regadas por habanos de importación y el mejor escocés, favores que le sirvieron de comodín para salvar la vida en el conflicto. Paul entendería más adelante que en aquellas sillas de caoba se había fraguado el genocidio que acabó con la vida de medio millón de personas.

“Hay que acabar con las cucarachas”

Una brecha se abría en Ruanda de Norte a Sur. Los hutus y los tutsi, la distinción racial fruto de una ocurrencia de los colonizadores belgas había provocado una enemistad racial de más de 500 años. Una bomba de relojería que se paseaba por las calles de Kigali a sabiendas de que algún día estallaría.

Cuando la mañana del 6 de abril Paul Rusesabagina encendió la radio para informarse del asesinato del presidente Juvénal Habyarimana sólo escuchó a un mandatario de la Interahamwe decir que había que exterminar a las “cucarachas”. Enseguida entendió que era el principio de algo terrible, pues el ejército se refería en realidad a la etnia tutsi. Aquel conflicto había vivido siempre en su interior. Por ascendencia paterna Paul era hutu, pero había decidido casarse con una tutsi, lo que le dejaba en un lugar aún peor: un hutu amigo de las “cucarachas”.

Para lograr la hazaña de salvar a miles de personas el gerente sólo contaba con cuatro cosas: Un hotel de cinco plantas, un frigorífico lleno de cerveza, una caja fuerte con algo de dinero y su lengua. Cosas que cualquiera con un machete podría haberle cercenado en un momento.

Pero Paul vio dudar al capitán del ejército cuando le llevó a una zona atestada de cadáveres y lo pidió que asesinase a sus vecinos tutsi para demostrar su valía. Aprovechó ese resquicio de incertidumbre en el asesino para tentarlo con bebida y comida que guardaba en el hotel, a cambio de refugiar a su “familia” allí. Lo que el hombre del Kalashnikov no sabía es que por “familia” se refería a su mujer e hijos y dos decena de vecinos.

Pronto el resort de lujo se convirtió en un refugio para cientos de ruandeses que huían del horror, mientras Paul continuó haciendo lo que mejor sabía: trabajar. Inscribió a los refugiados como clientes del hotel y trató de continuar con la actividad usual: servicios de comidas, bar abierto y piscina en buenas condiciones. Una locura que parecía cerrar los ojos ante el olor a muerte que se había apoderado de las calles.

Cuando la comida y la bebida se agotó, y el conflicto se recrudeció, las palabras de Rusesabagina ya no parecían suficientes para contener a un ejército deseoso de acabar con el millar de personas que se alojaban en el hotel. Sus movimientos pasaron a un plano internacional, las llamadas a la cadena de hoteles Sabena, a la que pertenecía el Collines, permitió que Francia, que había proporcionado armas a los milicianos, diese inmunidad a los residentes del Mille Collines, facilitando su evacuación.

Aún hoy, en su modesta casa del sur de Bélgica, Paul Rusesabagina se niega a reconocerse como un héroe. “Fue un fracaso de las palabras” me explica. De los países que no quisieron reconocer un genocidio en aquella atroz matanza, de los organismos que no supieron estar a la altura de las situación. Paul describe las palabras como el arma que propició la guerra. “Tú salvaste a mucha gente gracias a las tuyas” digo. Sonríe. “¿Quién no habría hecho lo mismo en mi lugar?”.

Pacto por los huérfanos

La noche antes de que la ONU sacase del país a los refugiados del Mille Collines, los 1.262 supervivientes se reunieron en el salón central del hotel. Ante sus hijos allí presentes los adultos prometieron cuidar a los niños que quedasen huérfanos si se producía una emboscada en la salida del país, como finalmente ocurrió. Un pacto que sellaron con vino y que Paul mantiene 19 años después, cuidando de sus dos sobrinos y habiendo creado una organización sin ánimo de lucro que cuida de los huérfanos que sobrevivieron al conflicto.

Alberto Peña

España se ha convertido en un país exportador de jóvenes talentos, universitarios altamente cualificados que son formados en el país y aprovechados en el mundo por la necesidad imperiosa de encontrar un futuro que aquí se les niega

El contexto social, económico, político, etc. en el que vivimos en la actualidad, ha propiciado desde el recrudecimiento de la crisis un panorama laboral indigno de un país como España. Y no es que lo diga yo, sino que los datos demuestran que dentro de la zona euro, nuestro país es, en términos de empleo, uno de las grandes damnificados del continente.

Sea por la reforma laboral, la contracción del mercado de trabajo, los despidos conjuntos, los expedientes de regulación de empleo (ERE) o la escasa oferta de puestos, España es, según los datos de abril de 2013 recogidos por Eurostat, el segundo país tras Grecia con el mayor porcentaje de jóvenes parados -por debajo de 25 años- de nuestro entorno, exactamente un 56,4%, lo que se traduce en 964.000 persona desempleadas.

Estos resultado podrían venir dados por la falta de formación de los jóvenes españoles, pero nada más lejos de la realidad. España es un país en el que sobran licenciados, diplomados, personas con un alto nivel de estudios que, ante la contracción constante de la oferta de empleo del país no pueden optar al puesto de trabajo para el que se han formado durante su juventud. Sólo en el año 2011, estaban matriculados en las universidades españolas un total de 1.455.885 estudiantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En ese mismo año completaron los estudios 220.583 estudiantes.

La ingente cantidad de jóvenes universitarios que salen al mercado laboral cada año, supone un colapso del mismo ante la falta de empleos para estas personas cualificadas, por lo que la gran mayoría han de optar por otros vías para mejorar su futuro próximo. Un barómetro del Real Instituto Elcano (RIE) realizado en febrero de 2013, refleja que uno de cada dos menores de 45 años sopesa la posibilidad de irse fuera de España a ganarse la vida, siendo uno más de los 400.000 que desde 2008 optaron por buscar un futuro mejor fuera de nuestras fronteras.

Entre los jóvenes universitarios menores de 30 años, el 67% ha pensado en marcharse, y ante la pregunta “A raíz de la crisis económica, ¿se ha planteado usted seriamente la posibilidad de emigrar fuera de España para mejorar sus condiciones de vida?”, un contundente 80% de los encuestados respondió de forma positiva.

El perfil del emigrante español de estos últimos años ha derivado en una importante fuga de cerebros, es decir, jóvenes con estudios superiores en su mayoría, bien cualificados, que se han formado en España y que buscan un futuro laboral lejos del país que les educó. Esto es fácilmente contrastable gracias a plataformas y asociaciones como #nonosvamosnosechan o la denominada Generación JESP (Jóvenes Emigrantes Sobradamente Preparados). Los datos de la consultora PwC coinciden con los arrojados por el barómetro del RIE, cerca del 80% de los jóvenes nacidos en los años 80 y posteriores están convencidos de buscar un trabajo lejos de nuestro país.

De acuerdo a los datos expuestos, es importante destapar una reflexión de cara a los años venideros. Siendo España el país que gasta dinero público para la formación de estudiantes altamente cualificados, ¿puede permitirse este país la ausencia de gran parte de la generación más cualificada de su historia? Es más, ¿qué modelo laboral sigue España para darse el lujo de prescindir de las personas mejor preparadas del momento?

No cabe sino volver la vista atrás y recordar la esperpéntica afirmación de la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración Marina del Corral cuando dijo que los jóvenes que se marchan fuera de España lo hacen “por un impulso aventurero”, o a la ministra de Empleo Fátima Báñez, responsable en gran medida de proporcionar salidas laborales a esta generación de cara a aprovechar sus capacidades,  explicando que estos “jóvenes aventureros” fomentan “la movilidad exterior”, un eufemismo político sin parangón, y que esperan la vuelta “de ese talento juvenil huido que tanto va a aportar al presente y al futuro”.

Ese descalificado talento juvenil que tuvo que irse de España “obligada”, como relataba Coco en Cadena SER, después de licenciarse en Filología francesa y en Publicidad y RRPP, o Silvia en esa misma información, que se lamentaba de que le costó sacar sus carreras para ahora tener que emigrar a Londres, aseguran que echan de menos su país, pero que no regresarán ” hasta que no termine la crisis, es decir, dentro de unos diez años”, exponía Ana María dentro de la misma noticia.

Queda demostrado que los jóvenes universitarios emigrantes no salen del país para buscar aventuras, como se atrevía a calificar Fátima Báñez, sino que tienen la intención de seguir formándose y encontrar un empleo que les ha sido negado en su país de origen y, sobretodo, que no tienen ninguna intención de volver hasta que el Estado no les proporcione un puesto de trabajo acorde a sus capacidades y que les ofrezca la oportunidad de resarcir al país con su trabajo.

Alberto Peña

La idea de optimizar recursos compartiendo gastos en los viajes se extiende cada más por España.

En tiempos de crisis como los actuales es importante reducir al máximo posible los costes en todos los ámbitos de la vida. A la hora de viajar y desplazarse también pero, ¿cómo hacerlo? Cierto es que el mero hecho de poner un vehículo en movimiento supone unos gastos fijos –seguro, ITV, impuesto de matriculación, combustible, etc.- difícilmente eliminables. Por lo tanto, la opción está en compartir, tanto viaje como costes.

La idea de realizar viajes o desplazamientos en coche compartidos surge cada vez con fuerza. La propuesta consiste en ofrecer las plazas libres vacantes en tu vehículo a otra persona que necesite desplazarse al mismo lugar a cambio de una cuantía de dinero previamente acordada. De esta manera, la persona titular del automóvil reduce los costes de su viaje en solitario compartiendo los gastos con sus acompañantes, ganando en compañía y beneficiando el medio ambiente.

La utilidad del servicio es diversa y principalmente viene dada de viajes rutinarios donde el lugar de destino no varía habitualmente –desplazamientos diarios al trabajo- en los que los usuarios comparten coche en lugar de ir cada uno en el suyo particular. También los eventos propician el hecho de compartir coche. Así lo refleja la web de Blablacar.es, destinando secciones concretas a eventos deportivos, musicales o viajes de ocio –playa o montaña-.

Conductores y pasajeros se ponen en contacto y publican sus preferencias en los desplazamientos-fumadores o no, lugares de paso en los que hacer un descanso o recoger a otro viajero, utilización de vías de peaje, etc.- y acordando las fechas de salida y llegada y el precio y motivo del viaje.

Otras páginas web como Amovens.com también ofrecen un servicio similar en el que se detalla a tiempo real los viajes disponibles para compartir plazas en los vehículos y las rutas o desplazamientos más frecuentes. Es una iniciativa “divertida, muy amena, mucho mejor que ir solo en el coche, además de muchas combinaciones de viajes y viajeros para elegir. Muy recomendable”, detalla H. Péretz en la web después utilizar su servicio. M. Martín, otra usuaria del servicio de Amovens, destaca que es una oportunidad de “conocer gente abierta, educada y simpática” a la vez que a los pasajeros “les sale más barato viajar en coche compartido” y a la dueña del vehículo ”llenar el depósito”, puntualiza el comentario.

Las redes sociales también son un buen instrumento para conseguir contactar con conductores que ofrecen plazas en sus coches o viajeros que demandan una. Twitter dispone de numerosas posibilidades al respecto con una simple búsqueda: “compartir coche”. Los resultados ofrecen comentarios resultantes de viajes producto de esta iniciativa, otros proponiendo nuevos destinos o algunos usuarios –@compartircoche– o ‘hastags’ –#compartircoche– creados con este fin.

Ciudades en las que ya se comparte coche

Localidades como Miranda de Ebro han puesto en marcha desde su ayuntamiento proyectos de movilidad similares para reducir la contaminación y optimizar los costes de los desplazamientos que, pese a sus modestas cifras, van calando entre la población y tornándose habituales, con un crecimiento de más del 100%, lo que supone un hecho “muy positivo”, declaró la concejala de Urbanismo y Medio Ambiente de la ciudad, Aitana Hernando, a El Correo.

Euskadi también está a la cabeza de este tipo de ideas con un nuevo proyecto puesto en marcha por la Dirección de Transportes con motivo del Plan de Movilidad Sostenible 2020, de donde ha surgido Bike Kide, una aplicación a la que se puede acceder a través de Moveuskadi.com, cuya finalidad consiste en “una mayor eficiencia energética y una movilidad más sostenible, así como representa un ahorro para los ciudadanos en sus desplazamientos”, publicaba el mes pasado la web.

Cristina García

El Internet que la mayoría de usuarios conoce es sólo una parte ínfima del contenido real que se esconde en la red: información clasificada, páginas olvidadas y actividades delictivas se ocultan de los ojos de los motores de búsqueda convencionales.

thedeepweb

The Deep Web, la Web profunda

Siempre que alguien pide una representación de Internet, los expertos recurren a la imagen de un enorme iceberg: En la superficie, toda la información al alcance de cualquier usuario a través de buscadores como Google, Yahoo o Bing!, y bajo el agua, escondido a los ojos de la mayoría de navegantes, una enorme masa de tamaño indefinido, con un fondo profundo y oscuro en el que muy pocos se atreven a adentrarse.

Las entrañas de Internet fueron bautizadas como red profunda en 2001, debido a que es la parte del contenido no indexado por los principales medios de navegación superficial, los motores de búsqueda. A pesar de que muchos pueden pensar que nada escapa a Google, lo cierto es que millones de páginas son invisibles a su lupa. El motivo se divide generalmente en tres factores, el primero es técnico e involuntario, y es debido a una falta de actualización, lo que ha llevado a páginas de cierta antigüedad a caer en el olvido para los buscadores. El segundo caso es el de los sitios privados y protegidos o aquellos que contienen documentos en formatos que no pueden ser indexados. En estos dos casos, los potentes motores no encontrarán forma de leer o acceder a los datos. El otro caso es el de la decisión deliberada por parte del desarrollador de no ser revisado periódicamente por los robots que indexan información.

Las cloacas de la red

La gente tiende a pensar que aquello que no ve, no existe, por lo que no pocos creen que el concepto deep web no es más que una leyenda urbana como tantas otras que circulan por la red. Sin embargo, en realidad existen páginas que no desean ser encontradas por la mayoría de navegantes, siendo el caldo de cultivo perfecto para llevar a cabo actos delictivos, pues todo está permitido por el anonimato que proporciona la red: pedofilia, tráfico de drogas y hackeo profesional son solo algunas de las prácticas más usuales, pues según se baja uno tiene la sensación de adentrarse en el mismísimo infierno. Manuales de guerrilla, procedimientos para envenenar, narcotráfico, nazismo, lavado de dinero, compra de artículos robados, imágenes de tortura y sicarios conforman parte del contenido secreto y demente con el que puedes cruzarte si eres de los curiosos que desean conocer ‘el otro lado’.

La red profunda ha sido clasificada en varios niveles que representan la dificultad de acceso a ella, la frontera entre la superficie y lo oscuro es marcada por páginas de fácil acceso donde en ocasiones se cuela contenido indeseable. 4chan, uno de los foros de imágenes con más tráfico del mundo, es un claro ejemplo fronterizo, pues ha sido denunciada en muchas ocasiones por el contenido ilegal que suben algunos de sus usuarios.

Acceder a los primeros niveles de la web invisible es relativamente sencillo, aunque no podrá hacerse a través de navegadores como Firefox, Explorer o Chrome, que son fáciles de rastrear. La llave de acceso se llama TOR, y es un ‘navegador especial’, que permite leer a los usuarios contenido impensable, y lo más importante, borra las huellas del visitante. Cada acción que llevamos a cabo en Internet deja un sendero, pudiendo ser rastreados con facilidad si llevamos a cabo actos delictivos, pero TOR consigue mantener el anonimato de los navegantes y ocultar sus movimientos, cosa que en muchos casos provoca que algunas atrocidades permanezcan impunes.

Esa facilidad para esconderse, permite a la pedofilia campar a sus anchas en la red profunda. A la entrada a estas páginas se explica el contenido que puede encontrarse allí, y lo más sorprendente, se advierte que cualquier usuario que trate de recriminar las acciones que se llevan a cabo será expulsado fulminantemente, dando a entender que en las profundidades no hay hueco para la ley.

Este contenido deplorable mantiene en jaque a los servicios de seguridad de todo el mundo, el propio FBI tuvo que suspender una operación contra la pornografía infantil en junio de 2012, al ser incapaz de rastrear su origen por culpa de TOR. Incluso los activistas Anonymous, que conocen perfectamente el funcionamiento de la deep web, declararon la guerra hace años a las páginas que subían contenido de abuso a menores a través de la operación DarkNet, llegando a desmontar ‘Lolita City’ y publicando el nombre de más de 1.600 usuarios que frecuentaban la denostable página.

Mercado negro

La web profunda es también un mercado negro, donde millones de dólares se mueven en transacciones que los usuarios desean mantener en privado, o en compras ilegales. Silk Road, es el mayor mercado de estupefacientes de Internet, un lugar de encuentro para la compraventa de artículos prohibidos y para aquellos usuarios que desean mantener el anonimato en sus compras. En la ruta de la seda se puede vender cualquier cosa, en recientes estudios se ha estimado que tiene un volumen de negocio superior a 22 millones de dólares al año, y países como Australia detectan con frecuencia cartas con droga proveniente de la página.

Al contrario que la mayoría de tiendas online, cambia de dirección con cierta regularidad y está diseñada para garantizar el anonimato en las transacciones, tanto de los que compran como de los que venden,  por lo que la tienda actúa como intermediario, guardando el dinero hasta la recepción del artículo, que en la mayoría de casos suele ser cannabis y derivados.

bitcoin-nueva-moneda-virtual

Bitcoin, moneda virtual

Las fuertes medidas de seguridad con las que cuentan páginas como Silk Road de nada servirían si fuese posible rastrear el flujo de dinero entre comprador, tienda y vendedor. En ninguna de estas compras suele usarse dinero real, sino Bitcoin, una moneda ficticia, cifrada y descentralizada, que permite hacer transacciones anónimas de grandes sumas de dinero mediante Internet.

Las posibilidades de interceptar fraudes y blanqueos con esta moneda son mínimas, lo que ha invitado a muchos a lucrarse de forma ilegal en Internet. Si se bucea con cierta asiduidad por la deep web, puedes cruzarte con páginas que proporcionan cuentas de Paypal robadas por unos pocos bitcoins, sicarios dispuestos a todo a cambio de dinero o información clasificada a la venta al mejor postor.

Arma contra la censura

No todo el contenido que se encuentra en la red profunda debe ser clasificado como malo por antonomasia. También se trata de un arma muy frecuente y potente contra la censura de algunos países, que persiguen a aquellos contrarios al sistema político de turno. La primavera árabe es un claro ejemplo de la buena utilización del Internet del subsuelo, a través de foros imposibles de rastrear por el Gobierno, miles de egipcios contaban su experiencia al resto del mundo y trataban de organizarse en secreto.

Cuando Wikileaks fue vetado en la mayoría de servidores de las webs de la superficie, también pasó su contenido a páginas imposibles de rastrear, para que los propios usuarios difundiesen de forma masiva el contenido, por lo que sin la web profunda no habría sido posible la filtración clasificada que puso en entredicho a los gobiernos de medio mundo.

Nadie puede negar que en las profundidades no existen las limitaciones y falta de libertad que marcan las páginas de la superficie. Lástima es que el secretismo y el anonimato haya hecho florecer más malas acciones que buenas.

Alberto Peña

La nueva disciplina del longboard se extiende con velocidad por España. Son muchos los profesionales de este peculiar deporte que mezcla gestos y técnicas del surf, snowboard y skate.

DownHill

Prueba DownHill, I Open Longboard Nacional, Los Ángeles de San Rafael, Segovia

Al chirriar las anchas ruedas de colores contra el asfalto la sensación de descontrol  queda patente en cada gesto, pero nada más lejos de realidad. Simplemente un derrape para reducir la velocidad y sigue carretera abajo a toda velocidad inclinado hacia delante de la forma más aerodinámica posible sobre su longboard.

Esta es tan sólo una de las miles de secuencias que han podido observarse en el I Open Longboard Nacional que se ha llevado a cabo en la localidad segoviana de Los Ángeles de San Rafael. El recinto, con una longitud de 1.950 metros en las colinas de la Sierra de Vegas de Matute, se postulaba como un paraje castellano con frondosas laderas que desembocan en un lago que preside el centro del conjunto ambiental.

Penny

Modelo Penny longboard

Existen muchas variedades de competición en este deporte, pero el campeonato diferenció entre cuatro disciplinas. La primera oportunidad de ver los longboards en acción fue la prueba de Slalom, al más puro estilo del esquí, pero surfeando el asfalto. Dos participantes esquivaban en paralelo conos  a lo largo de 70 metros colina abajo con un movimiento de pelvis digno de los mejores salones de baile. A sus pies, un curioso y pequeño longboard, como de juguete. En este caso decir que la tabla es larga se antoja contradictorio, pero los coloridos Penny (ese es el modelo que se utiliza para esta prueba) ruedan rápido y giran más aún, proporcionando al ridder un movimiento acompasado entre los obstáculos gracias a su escueto tamaño.

Mientras el sol tomaba posición en el cenit del día, los concursantes se apresuraban en las suyas para la segunda prueba. El campeonato de HippieJump empezaba y el nivel, tanto el de los participantes como el de la baliza iban subiendo. Esta disciplina consiste en encarar barra situada a cierta a altura, saltarla y volver a caer sobre el longboard. Para comenzar la ronda eliminatoria, 1,20 metros de altura suponían la clasificación, para finalmente acabar con un salto máximo de 1,40 metros por parte del ganador.

Una vez terminadas las eliminatorias de Freestyle y antes de la final de esta categoría, el circuito se tomó un respiró y los ridders aficionados que se encontraban viendo el evento tomaron los márgenes de la pista, mientras los participantes apuraban practicando sus últimos trucos de cara a la gran final. Bailes, derrapes, giros y otros muchos movimientos se deslizaban colina abajo en un caos controlado en el que los longboards y se entrecruzaban armoniosamente exprimiendo los últimos momentos del calentamiento.

Cascos, coderas, rodilleras y guantes armados, los 10 dorsales finalistas aguardaban su turno de cara a los más de 100 metros de bajada donde deslumbrar con sus trucos y ruadas de colores. Cada cual a su estilo y de acuerdo a sus posibilidades y las de su longboard, las tandas se sucedían aumentando de nivel. Swish Twist, Peter Pan, One Foot 180º Slide, Bailarina, No Comply 360º, e incluso un Invert que sirvió para coronar al campeón de la prueba fueron algunos de los tricks que se vieron en las dos rondas de la final a diez de Freestyle.

DownHill, el plato fuerte de la competición

Después de un gran y emocionante aperitivo, llegaba, con un calor de justicia, el plato fuerte del día. A lo largo de 1.800 metros de longitud, dos curvas a izquierdas y un peligroso y cerrado giro de derechas, la prueba de DownHill tomaba el protagonismo del Open. Apostados a ambos lados de la calzada, los espectadores aguardaban el sonido silbante de los longboard Cruising acercándose a toda velocidad, mientras los fotógrafos se apostaban en las mejores ubicaciones donde tomar la instantánea perfecta del descenso.

Street Skeleton

Street Skeleton en descenso DownHill, I Open Longboard, Los Ángeles de San Rafael, Segovia

El warm up dejo destellos de lo que iban a ser las rondas clasificatorias y la final, con la participación de dos rollers y otro par de Street Skeleton, unas modalidades que hicieron las delicias del público por su espectacularidad. Las eliminatorias se sucedían a toda velocidad, con una furgoneta blanca y un todoterreno verde cagando ridders en la línea de meta y, llenos hasta la bandera, incluso agarrados a las ventanillas, los vehículos subían colina arriba para dar comienzo a otro frenético descenso.

Esta modalidad de longboard, tan peligrosa como impactante, terminó con una final que deleitó al público, pese a una leve caída en el último tramo, y dio por finalizado el evento.

Posteriormente, en la playa del embalse de la zona se puso en marcha, ya por la tarde, la entrega de premios para los campeones de las distintas disciplinas entre música ambiente festivo y un halfpipe para los que quisieran seguir gozando de un día sobre ruedas.

Cristina García

Banksy ha logrado muchas cosas como artista callejero y activista político, lo único que nunca ha conseguido es pasar desapercibido. El arte urbano que representa irrumpe en la vida cotidiana de los transeúntes convirtiendo paredes grises en poco menos que museos al aire libre. 

banksy_wall

Pieza de Banksy en el muro que separa Palestina de Israel

Ese chico escondido siempre tras una capucha, al que los medios de comunicación aún no han logrado poner cara, ha conseguido el más difícil todavía: que su mensaje ácido y anticapitalista lo lleve a trabajar con firmas como Puma.

Ixotype-Banksy-ataca-de-nuevo

Mural de Banksy de una mujer barriendo bajo la alfombra, Londres

A la hora de hablar de Banksy es difícil discernir dónde acaba la realidad y empieza el mito que se ha creado alrededor de su figura. Lo único que se sabe, es que procede de Bristol, donde se vio influenciado por el Ad Jammer, movimiento que deformaba imágenes de anuncios publicitarios para cambiar el mensaje, y por Blek le Rat del que dice “cada vez que creo que pinto algo original, me doy cuenta de que Blek le Rat lo hizo mejor 20 años antes”. A través de la técnica del estarcido con plantilla presenta impactantes imágenes de Mickey Mouse tomando del brazo a una superviviente vietnamita o una mujer escondiendo la suciedad de Londres bajo la alfombra, entre otras muchas otras.

La policía de Inglaterra comenzó en 1994 la lúdica persecución de este maestro de lo efímero, que logró colocar algunas de sus obras en estaciones de metro o carteles publicitarios. Así nació la leyenda del joven que logró desafiar con su irreverente mente incluso el apartheid que separa el territorio Palestino e Israelí. La imagen de una línea de puntos cortada por unas tijeras imaginarias dio la vuelta al mundo que clamaba con fuerza la destrucción de la edificación separatista.

El Midas del arte callejero

contenido059

Billete de 10 libras con la cara de Diana de Gales, Banksy

Desde la propagación de su obra en Cisjordania, el mundo comienza a cuestionarse la identidad real del artista, lo que lleva a muchos periódicos a publicar que su nombre podría ser Robin Banks, lo que resultó ser una broma por la similitud fonética entre el nombre y “ladrón de bancos” en inglés.  No fue la única vez que Banksy usó esta expectación en su beneficio, recientemente publicó en las redes un anuncio de venta de su identidad por la módica suma de 1 millón de euros, suma que curiosamente muchos parecían dispuestos a pagar.

Todo lo que Banksy toca parece convertirse en oro, literalmente lo logró en agosto de 2004, cuando produjo gran cantidad de billetes de diez libras falsos que sustituían la imagen de la reina de Inglaterra por la princesa Diana junto a la frase “Banksy de Inglaterra”. Una persona anónima tiró un fajo en el carnaval de Notting Hill, convirtiéndose rápidamente en un objeto de coleccionismo, cuyo valor pasó de las 120 libras en Ebay a las 24.000 libras que un comprador pagó por uno de los billetes en 2007 en una subasta.

La alta cotización de sus trabajos ha llevado a la aparición del ‘fenómeno Banksy’ que lleva a celebridades a encargar sus obras y a colectivos a denunciar la venta de su arte al capitalismo que tanto criticaba. Estas cuestiones contradictorias se abordan en el documental nominado a los Oscar Exit Throught The Gift Shop, donde se muestra la forma de actuar del artista y su creciente fama que lleva a pagar sumas ridículas solo por el hecho de “tener un Banksy”.

Todo el mundo quiere un Banksy

Lo que no se puede negar al graffitero, a pesar de que ahora sus obras se expongan también en el MOMA de Nueva York, es su capacidad de remover conciencias y sobretodo de focalizar el interés en una cuestión social. El hecho de que Banksy se desplace a Nueva Orleans tres años después de Huracán Katrina a pintar decenas de paredes hizo que los medios que casi habían olvidado la catástrofe volviesen sus cámaras y objetivos a la realidad cruda que se vivía en la zona aún.

Es esta capacidad movilizadora la que lleva a muchas empresas a querer contar con los servicios de la persona que los critica. En una ocasión Los Simpson contaron con la participación de Banksy en la creación de una de sus cabeceras, donde se acababa satirizando sobre que gran parte de la producción del programa es hecha en Corea del Sur, dejando entrever que los trabajadores eran explotados.

 

Ahora las autoridades tienen más complicaciones para perseguir al artista y las ciudades se lo piensan dos veces antes de hacer desaparecer una de sus pintadas valoradas en miles de dólares. El activista nunca ha temido meter el dedo en la llaga pues como el bien resume “Un muro es un arma muy grande y una de las mejores cosas con las que puedes golpear”. Y el ha aprendido a manejar ese arma como ningún otro. Sin duda.

4347286612_6e19a7ed4b

Hombre lanzando un ramo de flores, Banksy